Este blog es un hobby sin ánimo de lucro ni publicidad, y obtiene su información de internet, si algo es tuyo y quieres que se modifique o se elimine, mándanos un correo a noticiastwins@hotmail.es

martes, 23 de mayo de 2017

EL ÚLTIMO CONTRATIEMPO EN LA SALUD DE MARÍA TERESA CAMPOS


El último contratiempo al que se enfrenta María Teresa Campos

La Fundación Jiménez Díaz ha decidido mantener la restricción de visitas a la periodista debido a una subida de tensión


Foto: María Teresa Campos en una imagen de archivo. (Gtres)
María Teresa Campos en una imagen de archivo. (Gtres)
Una subida de tensión. Ese ha sido el motivo de que, a pesar de haber sido trasladada ya a planta, la Fundación Jiménez Díaz haya decidido mantener la restricción de visitas a María Teresa Campos, que sufrió una isquemia cerebral la pasada semana. Ese ha sido el último contratiempo al que se ha visto sometida la veterana periodista, que tendrá que permanecer, al menos, una semana más ingresada en el centro hospitalario. Este fin de semana, la Campos ha recibido numerosas visitas. Paolo Vasile, Jorge Javier Vázquez, Rocío Carrasco o Fidel Albiac, por ejemplo, no han querido dejar pasar la ocasión de ir a verla, respetando esa limitación de visitas decidida por el hospital. Eso hace que solo dos personas puedan estar dentro de la habitación con ella, tal y como publicó Vanitatis.

Pese al ir y venir de rostros conocidos, ha habido una visita que ha centrado todas las miradas: la de Maximiliano, el hijo menor de Bigote Arrocet. Al parecer, el joven intentó convencer a María Teresa de que era positivo que se le comunicase a su padre, ahora en Honduras debido a su participación en 'Supervivientes', su estado de salud. Ella, sin embargo, permanece firme en su decisión de no decir absolutamente nada a su pareja sobre lo ocurrido. La propia Carmen Borrego comentaba este domingo, en el plató del programa, que su madre tiene muy claro que no quiere que le digan nada a Arrocet. “Dios mío, si supiese lo que estamos pasando aquí”, aseguraba la hija menor de Campos.

Terelu Campos y Maximiliano Arrocet durante su visita al hospital. (Gtres)
Terelu Campos y Maximiliano Arrocet durante su visita al hospital. (Gtres)
El propio Bigote había dejado claro, a través de unas recientes declaraciones, que no quería saber nada del exterior mientras estuviese participando en el programa. “Quiero vivir la experiencia sin ninguna información del exterior, para que no influya en mi participación. Quiero disfrutar hasta el final y en toda su magnitud. De lo que me tenga que enterar, que sea cuando llegue a España”, afirmó. Fue la propia presentadora, Sandra Barneda, quien desveló que a todos los participantes se les da la opción, antes de empezar el programa, de elegir aquello que quieren que se les comunique desde el exterior. En el caso del humorista chileno, escribió expresamente, en una 'cláusula', que no se le comunique nada durante el aislamiento.

Borrego piensa, por el contrario, que al cómico sí le gustaría saber lo que le ha ocurrido a su madre. “Si por su mente hubiera pasado que mi madre se pone enferma, esa respuesta no hubiera existido (…) Me está costando ver a Edmundo ahí porque pienso que no le hemos dicho nada y me cuesta verle y mirarle. Estoy convencida de que se va a cabrear”, apostilló.

Carmen Borrego en su visita al hospital. (Gtres)
Carmen Borrego en su visita al hospital. (Gtres)
Sin embargo, Bigote no sabe absolutamente nada y, por el momento, no parece que vaya a saberlo. Mientras tanto, María Teresa sigue en proceso de recuperación y su subida de tensión la mantendrá a lo largo de toda esta semana en el centro hospitalario.

http://www.vanitatis.elconfidencial.com/noticias/2017-05-22/contratiempo-subida-tension-maria-teresa-campos_1386778/

Algo preocupa a la periodista y su tensión se ha disparado. Todavía no se le ha podido realizar la resonancia magnética prevista. En el entorno de la periodista existe preocupación.

No está respondiendo tan bien como se esperaba María Teresa Campos. Aunque se considera todo un logro que no se haya repetido el ictus, los médicos no consiguen estabilizarla. Algo perturba a la periodista y su tensión se ha disparado, motivo por el cual no se le ha podido hacer la resonancia magnética que está pendiente. Una prueba que disgusta a Teresa ya que sufre de claustrofobia y la idea de pasar un rato dentro de una máquina no le hace ninguna gracia.
María Teresa sigue ingresada pero ya ha abandonado la UCI y está en planta, algo que ha hecho que hayan sido muchos los que se han acercado para verla y expresarle su apoyo. Sin embargo, este trasiego de gente entrando y saliendo parece afectar a la periodista. Así las cosas, los médicos han decidido restringirle las visitas. De momento, no ha pasado ni una noche sola. Sus hijas saben del pavor que le producen los hospitales y se turnan para que esté acompañada. Nadie mejor que Terelu y Carmen para cuidarla y calmarla en los momentos de crisis.
La periodista ya sabe que la recuperación será lenta, que tiene que someterse a rehabilitación y seguir unas pautas. Han sido sus hijas las encargadas de explicarle cómo será su vida tras recibir el alta. Todos esperan que sea algo transitorio. Eso sí, de lo que ya puede ir olvidándose es del estrés que conlleva la televisión. Mucho le va a costar tener que decir adiós al trabajo, una de sus grandes pasiones.
Maximiliano, hijo de Bigote Arrocet y su fallecida esposa, Rocío Corral, realizó un viaje relámpago a Madrid para visitar a María Teresa. Sin duda, un detalle que la presentadora y sus hijas han agradecido enormemente. El joven ya advirtió que cuando su padre regresara a Madrid y viera la situación, les iba a echar una bronca. Sin embargo, también él es de la opinión que decírselo o no al humorista es algo que corresponde a la periodista. De momento, ella quiere que todo siga como está y que su novio cumpla su sueño, participar en Supervivientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario