Este blog es un hobby sin ánimo de lucro ni publicidad, y obtiene su información de internet, si algo es tuyo y quieres que se modifique o se elimine, mándanos un correo a noticiastwins@hotmail.es

martes, 25 de abril de 2017

SEBASTIÁN, MIGUEL Y ANDRÉS, LOS TRES HIJOS DE PALOMO LINARES



CONFLICTO

Enfrentados hasta su muerte

Sebastián, Miguel y Andrés, los hijos que se distanciaron de Palomo Linares


De izquierda a derecha: Sebastián, Miguel y Andrés. GTRES / FACEBOOK

Sebastián, el primogénito, no consigue una estabilidad profesional ni la sentimental. Miguel es el más polémico de la prole; y Andrés, el discreto
A pesar de las disputas internas a lo largo de estos años, los tres hijos de Sebastián Palomo Linares y Marina Danko han decidido mantenerse unidos en las últimas horas con vida del torero. Así lo certifican las fotografías que circulan en las redacciones y que desmienten las incendiarias declaraciones de la última novia de Palomo Linares, la juez Concha Azuara, en las que manifestaba que su hijo Miguel hacía dos años que no hablaba con él, mientras que los otros dos, Sebastián y Andrés, hacía seis.
La unidad familiar se resquebrajó en 2011, cuando el matador jienense y Danko anunciaron su separación después de 34 años de matrimonio. La ruptura también provocó el distanciamiento entre los vástagos: mientras que el primogénito, Sebastián, y el benjamín, Andrés, se posicionaron a favor de su madre, el segundo hijo se puso inicialmente del lado de su padre. Una diferencia de posturas que también se refleja en las distintas vidas que han llevado los tres hermanos.


El hijo con más presencia en el cuché

Sebastián Palomo Danko, de 39 años, es el más corazonero de los tres vástagos del difunto torero. Su vida saltó a las páginas del cuché de la mano de Olivia de Borbón, con quien vivió un romance entre 2007 y 2011. Aunque intentó retirarse el foco mediático, se supo que meses después intentó probar suerte con su entrenadora personal, Carla Sánchez Zurdo. Según ha podido saber LOC, ambos terminaron su relación a finales del 2016.
Pero si su vida sentimental no es precisamente inestable, su trayectoria profesional resulta todavía más caótica. Licenciado en Empresariales y Derecho, Sebastián Palomo Jr. dejó en 2006 su puesto de abogado urbanista en una constructora para seguir los pasos de su padre en los ruedos. Sin embargo, su carrera taurina, con más bajos que altos, finalizó en 2010 por una lesión en la rodilla. Aun así, permaneció ligado a la mundo del capote como apoderado del diestro Alejandro Esplá, nieto del novillero Paquito Esplá e hijo del matador Luis Francisco Esplá. En 2013 también se convirtió en profesor de la academia Yo Toreo, situada en la finca La Tendera, en la localidad madrileña de Chinchón. Además, con la fotografía, su otra gran pasión, retrató con su cámara esas escenas taurinas que vivió en primera persona.
Sebastián Danko, que es como se hace llamar en Instagram, renunciando al apellido de su padre, también cuenta con una experiencia empresarial. Por un lado, controla Impre Desarrollos SL, creada en 2006 para gestionar distintas actividades artísticas y recreativos. Además, tiene una firma de ropa masculina y femenina, llamada Harper Pug, en honor a su mascota -su carlino Harper-.


El hijo más polémico

El segundo miembro de la prole de Palomo Linares y Marina Danko es el que más polvareda ha levantado en los medios y no sólo por su nulo trato con su madre y sus dos hermanos. Miguel, de 36 años, también fue protagonista de su propio escándalo: su divorcio con Marta González, hija del torero Dámaso González, que se produjo a principios de 2011, meses después del de sus padres. El joven dejó a Marta por su actual pareja, la heredera multimillonaria Lilia Jimena Begoña de Guzmán de Frutos, que es hija de la empresaria venezolana Lilia López, con la que se le relacionó a Sebastián Palomo Linares nada más separarse de Marina Danko. Todo un culebrón, vamos.
No contento con irse con otra, Miguel Palomo Danko decidió cerrar sus casi cinco años de casados con Marta González de una manera poco amistosa: irrumpió en la finca del que era su suegro, Dámaso González, para llevarse el potro que Sebastián Palomo Linares le había regalado años antes a su entonces nuera. A pesar de su dolor e indignación, Marta no pudo pronunciarse en los medios sobre este tema. Si lo hacía, incumplía la cláusula de silencio exigida en su divorcio y la joven tendría afrontar una penalización económica de 100.000 euros.
Por otro lado, a raíz de la separación entre el difunto torero y Marina Danko, se publicó que el segundo hijo dejó de pagar las cuotas a la comunidad de vecinos de un piso en la madrileña calle de Diego de León, el mismo inmueble en el que vivía la diseñadora de joyas colombiana con su benjamín, Andrés. Tal y como recogieron algunos medios, Marina llegó a temer que su hijo Miguel la dejara en la calle.
Durante las investigaciones del Caso Marsans, el nombre de Miguel también apareció relacionado con un presunto delito de blanqueo. Un informe remitido a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) en marzo de 2012 advirtió de irregularidades en la venta de una finca de Gerardo Díaz Ferrán en Toledo, valorada en casi 22,8 millones de euros. Tal y como publicó EL MUNDO, el segundo hijo de Palomo Linares fue el encargado de gestionar estas operaciones, por las que cobró una comisión de 806.940 euros.
Queda claro que Miguel Palomo Danko tiene buen olfato para las finanzas y que hizo bien en dejar su breve carrera de novillero en 2001. Actualmente, es administrador único de varias sociedades. Explota otras fincas rústicas y urbanas con Eras de San Isidro SL; mientras que con Miguel Palmo Inversores SL y con Essential Products SL controla negocios inmobiliarios y sus operaciones como intermediario en la compraventa de petróleo, crudo e hidrocarburos. Además, con Gremial Corporativa, SL, de la que también es administrador único, gestiona guarderías infantiles, centros geriátricos y pompas fúnebres, así como importación de productos alimenticios, bebidas y tabaco. Sin embargo, la empresa que más beneficios le reporta al segundo hijo de Palomo Linares es Genética Jabalí Oro SL. Como consta en registros mercantiles, las ventas de esta sociedad dedicada a sus negocios de caza mayor y menor superaron los 2,5 millones de euros en 2014.
No son las únicas aventuras empresariales de Miguel, ya que cuenta con alguna que otra patente -en registró la posadera para un inodoro en 2003- y Vugood.com, una web que comercializa elementos de santería: "El vudú blanco es una acción ritualista que se pone en práctica para evitar el mal, contrarrestar la negatividad, buscar la salud y la protección de cualquier persona y también para uno mismo.", explica la página de internet.


El pequeño, el más discreto

Poco se sabe de la vida de Andrés Palomo Danko, el tercer hijo del difunto torero, que tiene 28 años. A pesar de mantenerse siempre junto a su madre, Marina Danko y de su hermano mayor, Sebastián, con el que comparte fotografías en las redes, jamás se ha pronunciado públicamente sobre la situación familiar ni sobre los enfrentamientos con su padre y hermano mediano. Aun así, el benjamín del clan - llamado así en honor al ex presidente colombiano Andrés Pastrana, íntimo de sus padres- apareció en los confidenciales cuando probó suerte en la música: fue guitarrista del grupo indie The Pygmies, del que también formó parte un sobrino de Federico Trillo.
Actualmente, Andrés es administrador único de MD Jewelry Siglo XXI, la empresa que gestiona la marca de joyas de su madre. En el plano sentimental, según ha podido saber LOC, lleva dos años saliendo con Silvia López de Mingo, una ex modelo que se encarga ahora de los temas de comunicación de las bisuterías de Marina Danko, además de ser la responsable de prensa y marketing de la aplicación e-Park.

http://www.elmundo.es/loc/2017/04/24/58fe3babe5fdea12498b45c4.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario