Este blog es un hobby sin ánimo de lucro ni publicidad, y obtiene su información de internet, si algo es tuyo y quieres que se modifique o se elimine, mándanos un correo a noticiastwins@hotmail.es

martes, 31 de enero de 2017

EN LOC, LA ENTREVISTA DE PABLO MOTOS A ISABEL PANTOJA

La Pantoja, Motos y la entrevista más vergonzosa: "Han sido 2 años dolorosos"


"Cuando salí de aquel lugar, del cual no quiero acordarme..." Sí, se refiere a la cárcel. Sí, la que habla es Isabel Pantoja. Sí, lo ha hecho por primera vez desde que saliera de la prisión de Alcalá de Guadaira el pasado mes de marzo. Sí, lo ha hecho en 'El Hormiguero'. Y sí, ha sido todo como se esperaba, una adulación constante, una loa exagerada, un peloteo vergonzoso... Y no sigo porque me enciendo. Es que me enciendo.
Entraba Isabel Pantoja en el plató de 'El Hormiguero', que no se nos olvide el falso directo, y abrazaba a Pablo Motos como si el alma se le fuera en ello, como si fueran amigos de la infancia, como si no hubiera un mañana. Ya empezaba la cosa 'pastelota', 'pastelota'. Y es que para los que no lo sepáis, La Pantoja y Pablo cenaron hace unos días. Por si acaso había que preparar algo, que no hace falta improvisar todo el rato, no nos vayamos a llevar un disgusto.
Nada más sentarse una advertencia a todos, para que a todos nos quede claro: "Sé que te han hecho muchas ofertas, de todo tipo y de mucho dinero, pero has elegido 'El Hormiguero' para tu única entrevista en España y sin cobrar absolutamente nada". Más buena que el pan. Que sepáis, que todos los invitados acuden al programa sin cobrar ni un duro. Es así, y punto.



Tenía claro que Pablo no se lo iba a poner difícil. Pero, ¿tan fácil? ¿En serio? Tú puedes dar mucho más. Lo sé. Tenía esperanzas. Se esfumaron todas.
La entrevista fue tal cual se sabía que iba a ser. Hablaron de su disco, 'Hasta que se apague el sol'. De su Alberto, Juan Gabriel para el resto de los humanos, de lo que le echa de menos, de cómo grabó el disco, de cómo Juan Gabriel hizo las letras, de cómo ella las cantó "con una base muy simple" hace ahora tres años, de cómo la cárcel se lo truncó. ¡Ay, perdón! De la cárcel no hablaron.
Ni se la nombró, lo avisó al principio. Y no pasó nada porque Isabel venía a hablar de ese disco que Pablo Motos se ha escuchado del principio hasta el final. Y no le quito la razón cuando dice que es "espectacular", porque a Isabel se le pueden criticar muchas cosas, pero es una artistaza.
Sí que lo hicieron de su recuperación psíquica, de Doña Ana, con la que habla cada dos horas u hora y media (sí, como leen), y de los que la quieren, sus hijos. ¡Ah¡ y un "han sido dos años muy difíciles y dolorosos". Y ni una palabra más a su paso por prisión, al delito que cometió  y al porqué han sido dos años muy difíciles y dolorosos. Eso no está hecho para 'El Hormiguero'.
¡Sorpresaaaaaaa! Entra por teléfono Kiko Rivera, su niño del alma. Y lo mejor de todo es que se hace la sorprendida. Pero, si estaba todo planeado, todo medido al milímetro por ella y por su productora, Universal Music.
"Te quiero muchísimo", le dice la una. "Yo también te quiero", le dice el otro. Y así un ratito que mirando la televisión se hizo eterno. Y no os digo nada cuando pusieron en plena llamada un trocito de la canción que cantan juntos madre e hijo. ¡Madre del amor hermoso!. Y eso que Pablo lo intentó arreglar entregándole el disco de oro a La Pantoja. "Me siento orgulloso. Es un ejemplo a seguir como madre, como persona y como artista", decía su hijo, y de fondo se oía otra vez a su madre decirle "te quiero".
Os queremos todos. Cómo no se nos va a escapar una lágrimilla escuchando a ese Kiko Rivera emocionado, medio llorando por lo que quiere a su madre. Y todo improvisado, sin preparación alguna, sin guión ni nada, a palo seco. "¿Van a ser muchas sorpresas de éstas?", le pregunta la artista a Pablo. Mogollón, como casi todas las que has decidido tú, le tendría que haber respondido. No hay valor.

"Un país culto tiene que cuidar a sus artistas (...) Y hay muchas cosas en tu arte que se mezclan con tu vida. ¿Piensas en alguien cuando cantas una canción?", lo intentó Pablo Motos a ver si entraba por el oro. Pero que no, que La Pantoja es mucha más Pantoja, pa' ti y pa' todos. "No, me concentro en mis cositas". Y ya está no hay nada más que decir.
Y quiso San Pablo echar un poco de leña para que el pastel no empalagase. "¿Sabes que hay mucha gente que no quiere que estés aquí?". "Hasta que se apague sol", contesta entre risas, perdón entre dientes, la tonadillera. "A mí lo que me importa es la salud". Pues eso, a Pablo también, por eso te cuida tanto.
Por lo menos hemos descubierto cuál es la nueva filosofía de vida de la artista: "estar todo el tiempo posible sonriendo". Lo que os digo y lo que le dijo Pablo, 'dientes, dientes que es lo que les jode'. ¡Ah! Tampoco se quiere enamorar. "Tengo mi corazón tan lleno de amor, que ese amor... no entra". La Pantoja no busca el amor, La Pantoja no va a ir a 'Mujeres, hombres y viceversa'... Pues ya sabemos otra cosa.
Y se produjo el único momento real de toda la noche. Cuando hablaron de Sisi, la perra de La Pantoja. Isabel quiere a esa perra de corazón, "pese a venir de donde viene". La perra lleva 14 años con ella, se la regalaron en un programa de televisión, "cuyo nombre no voy a decir", y por lo que parece debieron acabar como el rosario de la aurora. Un dramón en toda regla.
Y de Sisi, el pollo a La Pantoja, a hacer un gazpacho, porque 'El Hormiguero' pasa de hacer pasteles a hacer un gazpacho. Es igual de dulce e igual de agradecido. Qué bonito ver a Pablo y a Isabel enfundando en un mandil mano a mano con los tomates, los pepinos, el aceite de oliva, el vinagre, el pimiento, el ajo y la sal. Ni 'Nueve semanas y media', ni Kim Basinger y las fresas, ni nada de nada. ¿Puede haber algo más hermoso que Isabel y Pablo haciendo un gazpacho? ¿Algo más entretenido?

"Para manipular los alimentos hay que lavarse las manos". Para que luego digan que esta entrevista no iba a dejar titulares. ¡Y una leche!.
Pero esperar que si os pensábais que esto no podía llegar a más, estábais muy equivocadas. Cuando Isabel se disponía a irse para cambiarse y prepararse para cantar dos canciones (para los listos que decíamos que iba a ser uno, listos, que somos unos listos), una mujer del público quiere entregarle un ramo de rosas blancas. La mujer ha venido "enferma" sólo para verla.
La Pantoja se emociona, Pablo se emociona, el pastel va a reventar del azúcar que tiene. ¿Por qué Pablo, por qué? A ver cómo te recuperas de esto. Ni Wil Smith te salva. Lo siento, de verdad que lo siento por Pablo, pero de ésta no te salva ni la paz ni la caridad. Lo siento.
Y cantó. Y se acabó. Y sólo se escuchó... "Isabel, Isabel, Isabel, Isabel, Isabel, Isabel..."

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/momen-tvs/2017/01/30/isabel-pantoja-pablo-motos-y-la.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario