Este blog es un hobby sin ánimo de lucro ni publicidad, y obtiene su información de internet, si algo es tuyo y quieres que se modifique o se elimine, mándanos un correo a noticiastwins@hotmail.es

viernes, 30 de diciembre de 2016

EL GAFE QUE PLANEA SOBRE LA MONARQUÍA, CINCO MONARCAS ENFERMOS




El gafe que planea sobre la realeza europea: cinco monarcas, enfermos


Los monarcas débiles de salud. GTRES

Isabel II de Inglaterra, Sonia de Noruega, Silvia de Suecia, Juan de Luxemburgo y Paola de Bélgica han visto debilitada su salud estas navidades

Como si un gafe se hubiera extendido en estas fiestas por las cortes europeas, suman ya cinco los monarcas europeos que han sufrido diferentes percances de salud estas Navidades. Esta especie de epidemia, que se ha cebado con la sangre azul, ha afectado esta última semana a Isabel II de Inglaterra, Sonia de Noruega, Silvia de Suecia, Juan de Luxemburgo y a Paola de Bélgica, la última.
Ayer, miércoles, 28 de diciembre, un comunicado emitido por el palacio real hacia público que la Reina emérita de los belgas, de 79 años, había tenido que ser hospitalizada de urgencia en la clínica universitaria Saint Luc de Bruselas tras una caída que le produjo una seria fractura vertebral, que le obligará a hacer rehabilitación durante varios meses. En la nota de prensa se subraya que "afortunadamente, el traumatismo no ha ocasionado ninguna complicación neurológica" y tampoco parece que la vida de la madre del Rey Felipe corra peligro por el momento. "Es una fractura delicada pero tiene curación", aseguraron fuentes cercanas a palacio. Paola Ruffo di Calabria, miembro de una aristocrática familia italiana, fue reina de los belgas hasta el año 2013, a raíz de la abdicación de su marido, Alberto II, y en 2015 también tuvo que guardar reposo un temporada a consecuencia de una arritmia cardíaca.
Casi coincidiendo con la noticia de la fractura vertebral de Paola de Belgica, también estos días saltaron las alarmas en la corte luxemburguesa, ya que el rey padre, el gran duque Juan, que está a punto de cumplir 96 años el 5 de enero, tuvo que ser hospitalizado por una fuerte bronquitis. Según la nota hecha pública por la casa real, aunque los médicos "están satisfechos" con la evolución del enfermo, han preferido mantenerlo ingresado por el momento para controlar su convalecencia . El padre del actual soberano, Henry, también fue ingresado recientemente por otro achaque de salud, seguramente atribuible a su avanzada edad.
Mayor sorpresa causó la extraña dolencia que aquejó por estas fechas a la reina Silvia de Suecia, quien este 23 de diciembre, día en que precisamente cumplía 73 años, tuvo que ser hospitalizada de urgencia tras asistir a un concierto en su honor en el palacio de Drottningholm. La causa fueron unos extraños mareos que la obligaron a permanecer ingresada el día de Nochebuena en el hospital Danderyd, de Estocolmo, donde la sometieron a todo tipo de pruebas. Su hija pequeña, la princesa Magdalena, quiso pasar la noche del 24 acompañando a su madre en el hospital, donde la Reina Silvia también recibió visitas del resto de su familia. La mañana del 25 fue dada de alta para pasar la Navidad en casa y, según el parte médico, la esposa de Carlos Gustavo "se ha recuperado y se encuentra bien".
Víctima también del maleficio navideño, esta vez en forma de gripe, cayó asimismo otra reina escandinava, Sonia de Noruega, esposa del Rey Harald, de 79 años, que fue la gran ausente del servicio religioso de Navidad que tradicionalmente se celebra en la capilla Homelkollen de Oslo. Las alarmas se dispararon cuando apareció en la iglesia el Rey Harald sin su esposa, acompañado por los herederos Haakon y Matte Marit y sus hijos, los príncipes Ingrid y Sverre. La Casa Real se vio obligada a emitir un comunicado para salir al paso de los rumores donde explicaba que la Reina Sonia se encontraba en la cama aquejada de una fuerte gripe.
Virus que también se cebó en vísperas de Nochebuena con la Reina Isabel de Inglaterra, de 90 años, e incluso a punto estuvo de impedirle pasar las Navidades en su castillo de Sandringan, en Norfolk, donde siempre se reúne por estas fechas la familia real británica en pleno. Aunque finalmente la Soberana viajó a Sandringan, lo que no pudo sin embargo es cumplir su tradición de asistir a la misa que allí se celebra el día de Navidad, ya que no estaba todavía recuperada.


http://www.elmundo.es/loc/2016/12/29/58653209e5fdea9e238b45aa.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario