23 de octubre. Hoy, a las 12 de las noche, se termina el plazo para que Isabel Pantoja pague la multa de 1.140.000 euros a la que fue condenada por el caso Blanqueo. Si no lo hace podría ingresar en prisión.
Mucho se ha especulado sobre si Isabel Pantoja tiene o no dicha cantidad. Fuentes cercanas a la cantante aseguraron hace unos días a Vanitatis que la tonadillera ya había reunido la cifra requerida y que pagaría la multa antes de que terminara el plazo. En cualquier caso, Isabel Pantoja deberá justificar la procedencia de cada euro que abone. Ahí estará al acecho la Agencia Tributaria, a la que adeuda 1,8 millones de euros y que le tiene embargado varias de sus propiedades, como la casa de La Moraleja. Las hipotecas y los embargos que pesan sobre los bienes inmuebles de la tonadillera complican que la venta de algunos de ellos sea suficiente para pagar la deuda. Para ello necesitaría, en cierto sentido, la connivencia de Hacienda, y parece que no la tiene.
Ante este final de su particular cuenta atrás, a Isabel Pantoja se le plantean tres escenarios posibles:
La cantante en una imagen de archivo (Gtres)La cantante en una imagen de archivo (Gtres)- Paga la multa de 1.140.000 euros. Si abona la cantidad asignada por el juez, lo normal es que la tonadillera eludiera su ingreso en prisión, aunque no sería seguro. Su pena de cárcel es inferior a dos años y al no tener antecedentes podría evitar la cárcel. No obstante, la última palabra la tendría el tribunal que ordenó la ejecución de la sentencia.
- No paga la multa: la Sala podría alegar que su pena de prisión se eleva otros seis meses por impago. Por tanto, la condena aumentaría hasta los dos años y medio, de forma que no cumpliría los requisitos para evitar la cárcel –condena inferior a dos años y carecer de antecedentes policiales–. En este supuesto, la tonadillera debería presentarse en la fecha fijada de forma voluntaria para su ingreso en prisión, como señala la notificación que recogió el pasado 9 de octubre en los juzgados de Alcobendas. De no presentarse, se decretaría su busca y captura.
- Paga una parte y solicita un aplazamiento: el Tribunal podría apreciar en la tonadillera intención de hacer frente a la totalidad de la cuantía y conceder dicho aplazamiento. La Audiencia Provincial, teniendo en cuenta el gran patrimonio de Isabel Pantoja, podría entender que la tonadillera tiene capacidad para abonar la sanción y, por tanto, escuchar su solicitud y prorrogar su cuenta atrás. Pero todo es en condicional, porque pagando parte de la multa, no se estaría cumpliendo lo estipulado por la justicia, que no es otra cosa que el ingreso de 1.140.000 euros antes de que finalice el 23 de octubre de 2014. Por tanto, ante el pago parcial de la multa, podría ser que el Tribunal determinara que Isabel Pantoja tiene que entrar en prisión para cumplir su condena.
Pasas estas horas cruciales con Kiko y Chabelita
La cantante se encuentra este jueves arropada por los suyos. Está en Madrid acompañada de su hermano Agustín y de sus hijos Kiko y Chabelita. Este martes Pantoja viajó desde Cantora a Madrid, pero en lugar de instalarse en su casa de Marbella, lo hizo en la de una amiga. Pague o no, su ingreso en prisión no sería este mismo día, aunque el protocolo judicial le daría muy poco margen.
La tonadillera en una imagen de archivo (Gtres)La tonadillera en una imagen de archivo (Gtres)Dicen que Isabel Pantoja se crece en la adversidad. Su estado de ánimo no es el mejor, aunque aseguran que también asume que puede perder la libertad. No obstante, ante esta posibilidad, su gran preocupación es Ana, su madre, que es una mujer mayor que no entiende lo que está pasando.
Durante el último mes, ni amigos ni conocidos contemplaban que pudiera ir a la cárcel. Daban por sentado que pagaría la multa y que al no tener antecedentes penales, su vida no se trastocaría. Pero según se iba acercando la jornada de hoy mayor era la desconfianza de su guardia de corps. Las informaciones contradictorias relativas a su falta de liquidez, a la posibilidad de que hubiera conseguido el millón y medio y lo hubiera entregado, a los avales cedidos, y hasta la posibilidad de recaudar el dinero a través de donantes creaba más alarma que tranquilidad. Incluso pagando cabe la posibilidad de que el juez no obvie la cárcel. Caso improbable, pero posible. De ahí que Isabel empezara hace unos días a prepararse por si sucedía la tragedia. Y no sólo en otorgar poderes notariales, sino también en cuestiones más banales como su aspecto físico. Como decía Julio César al cruzar con su ejército el río Rubicón “Alea iacta est”. La suerte está echada para Isabel Pantoja.

http://www.vanitatis.elconfidencial.com/noticias/2014-10-23/los-tres-escenarios-posibles-que-se-le-presentan-a-isabel-pantoja-en-el-dia-d_405049/